Dentro de una dinastía hay otra

Dentro de una Dinastía hay otra. Como has podido adivinar al leer este título el Tiempo no existe. Sí que existen el dolor y las exquisiteces de la vida cotidiana, como por ejemplo el placer de decirle a alguien que su nombre está seguido de un número, y que ya por eso es importante. Por eso, dentro de una Dinastía hay Otra.

Ya sea dentro de un momento o dentro de cinco momentos, sólo Tú y Yo sabemos que el Espacio no existe. Es dentro de ti donde se suman el deseo y la tortura, la desesperación y la templanza, el odio y la ternura. Mas no se sujetan en nada externo porque la Nada eres tú mismo. Esa es la razón de que dentro de una Dinastía haya Otra.

En el Laberinto del Minotauro los ladrones juegan a perseguirse, ¿para qué? Sólo las sombras de los vampiros devoran a aquellos que permanecen esperando, tras las sombras de las columnas, dentro de las catedrales. Jugarán con ellos vástagos del infierno, insondables laberintos llenos de piedra y cristal, símbolos estandarizados de todo aquello que existió, existe y EXISTIRÁ. Y seguirá habiendo una Dinastía dentro de Otra.

La población no es infinita y se sitúa en forma de círculo, alrededor de un núcleo con forma de huevo coronado por un alpinista que está a punto de caer al vacío. A veces esta figura cambia por la de una pirámide tejida con cristales de Swarosky, lo cual acrecienta las ganas de cambiar de mandato en el gobierno, así que dentro de una Dinastía hay otra.

Con esta explicación doy por sentado que mi análisis es suficiente hasta aquí, que no hace falta dar más explicaciones.

(2008)

Autora: Maite Perez-Pueyo

☆Maite Perez-Pueyo | Glitch Art☆

@maiteperezpueyo.glitchart

INSTAGRAM FEED

@maiteperezpueyo