Poesía > Dominatrix

Camina y corre hacia ella,
nadie te persigue, ni en tus sueños.

Señala con la risa contagiosa su rodilla,
todos se sientan, es la sala médica.

Termina y siente a su bella,
ella se sonríe, son sus dueños.

Domina con la mirada melancólica esa silla,
aunque mientan, conoces la técnica.


Autora: © Maite Perez-Pueyo

☆Maite Perez-Pueyo | Glitch Art☆

@maiteperezpueyo.glitchart

INSTAGRAM FEED

@maiteperezpueyo